Reduciendo la Huella de Carbono

Estudio de Caso

Reduciendo la Huella de Carbono

Dole 

Dole Fresh Fruit International Ltd. es una empresa productora y comercializadora principalmente de frutas y vegetales frescos líder en el mundo, fundada en 1851 en Hawai. Tiene como misión suplir con productos de la más alta calidad y liderar la industria en los temas de investigación y educación en nutrición. Su filosofía corporativa también incluye políticas sociales y ambientales, como parte de las cuales se encuentra la protección ambiental en los sitios de cultivo y procesamiento.

PIÑA DE DOLE

Dole también cultiva piña en Ecuador, Costa Rica y Honduras, para mercados Europeos y de Norteamérica

En América Latina, la compañía cultiva banano en fincas propias y de productores independientes en Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala y Honduras para los mercados norteamericano y europeo. También cultiva piña dirigida a los mismos mercados en Costa Rica, Ecuador y Honduras.

Dole elabora, además, productos vegetales de valor agregado, como es el caso de ensaladas, para mercados en América Latina. Cuenta con una facilidad para la producción de este tipo en Costa Rica, país en el que está presente desde el año 1965.

En Costa Rica cuenta con 8 plantaciones de banano, 4 de piña y trabaja con 12 productores independientes. También posee un centro de operaciones en Limón, Zona Atlántica, desde donde maneja la distribución del producto propio y otros frescos de tipo vegetal de clientes, los cuales se incluyen en las rutas que van desde Sudamérica a las costas oeste y este de Estados Unidos y Europa. Posee también una flotilla de 11 contenedores. Los productos de Dole en el país ostentan las certificaciones de Rainforest Alliance, ISO 14000, Global Gap, Fair Trade y S.A 8000.

Beneficios de la conservación de la biodiversidad para el negocio

Dole produce banano y piña orgánicos, los cuales cuentan con un programa específico de producción y están 100% certificados a fin de garantizar los estándares que exige este tipo de producción.

En Costa Rica, Dole produce el 90% de la piña orgánica que se cultiva en el país, porcentaje que representa, a su vez, el 10% de la industria de exportación de piña del país y entre un 5% y 10% de la producción total de piña de Dole a nivel mundial. El 80% de la piña orgánica de Dole producida en Costa Rica está dirigida al mercado de EE.UU

También cultiva banano orgánico en fincas propias y de productores asociados en Perú, República Dominicana, Ecuador y Colombia.

La producción orgánica está basada en prácticas de manejo que mejoran la fertilidad del suelo y el control de enfermedades mediante el uso de fertilizantes naturales.  Con su política de mejora continua, la compañía busca alternativas a los químicos sintéticos en sus  métodos de producción, así como otras prácticas de sostenibilidad incluso en sus cultivos convencionales.

USO DE PLASTICO

Estas bolsas protegen el banano de insectos y se utilizan hasta seis veces, antes de reciclarse.

Un ejemplo es el uso de la denominada daypa, que consiste en una bolsa plástica que protege al banano de los insectos y separa las hileras de frutas del racimo, creando un microclima que favorece el desarrollo de la fruta y la cual se utiliza hasta 6 veces antes de reciclarse.

La compañía en Costa Rica es también socia fundadora de una empresa de reciclaje llamada Reciplast, ubicada en Siquirres, Zona Atlántica, la cual se encarga de procesar todo el material que ya no es útil en las fincas, como la daypa cuando ha cumplido su ciclo y el mecate que se emplea para ayudar a sostener los racimos de banano.

La fruta que no cumple con los estándares de calidad le es vendida a la empresa Gerber para utilizar en sus concentrados y los desechos sólidos finales, como es el caso del pinzote de banano, se tratan para convertirse en materia orgánica.  Existe una laguna de oxidación, que permite liberar el agua ya tratada a los mantos acuíferos.

Como una iniciativa pionera, Dole también maneja parte de su producción de banano en el Valle de la Estrella con la certificación de Comercio Justo o Fair Trade, que le permite obtener un retorno económico para beneficio de sus empleados, según el rubro que determine la asociación que los representa, y que actualmente está mejorando la salud bucal de los colaboradores.

Monitoreo de la biodiversidad

En alianza con la Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central (FUNDECOR), Dole lleva a cabo desde el 2010 un proyecto de monitoreo en los sectores de bosque de sus fincas de banano y piña en Costa Rica, el cual emplea cámaras ocultas a 50 centímetros de altura, con el fin de identificar mamíferos en los bosques que rodean a las plantaciones. Este es el caso de la finca que la compañía tiene en La Virgen de Sarapiquí, Zona Norte de Costa Rica, para la producción de piña, donde un total de 500 ha son bosques y 400 están destinados al cultivo.

Dole mantiene más de 3000 hectáreas en protección, que equivalen al 25% del área total de sus fincas en Costa Rica.

El estudio en las diferentes fincas de Dole se realiza cada tres años por aproximadamente por un mes y ha permitido identificar entre 10 y 14 especies distintas por estudio, incluyendo osos hormigueros (Myrmecophaga tridactyla), tepezcuintles (Agouti paca) y venados (Odocoileus virginianus). Lo que se busca es contar con una línea de base y recomendaciones para mejorar estos bosques, reforestando con especies que sirvan de alimento para los animales.

Acciones frente al cambio climático

Las operaciones de una multinacional como Dole, en especial los sistemas de refrigeración en los contenedores para asegurar los estándares de frescura y calidad requeridos, así como el transporte marítimo, generan un volumen importante de emisiones de gases de efecto invernadero, que contribuyen al calentamiento global.

Es por eso que desde el 2007 es política global de la compañía la reducción de la huella de carbono, lo cual está asociado a temas de gran relevancia para la empresa como lo son la investigación, la innovación y el uso de nuevas tecnologías que permitan asegurar un producto fresco a tiempo en los mercados. La mejora continua es, asimismo, un aspecto clave para mantener las certificaciones de calidad, orgánicas, ambientales y de Comercio Justo que ostentan los productos de la compañía.

Los primeros esfuerzos estuvieron dirigidos a eliminar las sustancias dañinas para la capa de ozono presentes en los refrigerantes y luego la compañía asumió de forma más amplia  la mitigación  al cambio climático como una responsabilidad, pero también una oportunidad de lograr grandes  ahorros y adaptarse a este fenómeno.

Esto ha dado lugar a una importante sustitución de contenedores por otros de tecnología más eficiente, que han permitido un ahorro de energía del 70%, además de ser más livianos y con un potencial mayor de carga útil. Lo mismo se está haciendo con la flotilla de barcos, que a nivel global suman un total de 750.

Tren Valle de La Estrella28

El tren por el Valle de la Estrella, con los nuevos contenedores.

La sustitución de contenedores ha permitido la reducción de 140,000 toneladas de carbono, que eran generadas en 1992, a solo 7,424,77 en el 2014, aun cuando se ha incrementado el volumen de producción y, por ende, el número de contenedores.Otra medida de reducción de la huella de carbono en Costa Rica es el transporte del 27% del volumen de banano por tren, lo cual se realiza desde el 2004 y convierte a  Dole en el único cliente del país a nivel de contenedores.

También se ha reducido el consumo de electricidad en la división de operaciones en Costa Rica pasando de 21, 695,569 kw/h en 2007 a 11, 591,049 kw/h en 2014. Es decir, se ha reducido a cerca de la mitad, y en las fincas se utilizan fertilizantes de liberación controlada, resultado de un proceso de investigación continua, que reducen la emisión de gases como el óxido nitroso, que inciden en el calentamiento global. Paralelo a esto, se controla la erosión en los canales de drenaje mediante la siembra de plantas que contribuyen a proteger las fuentes de agua de la fumigación aérea.

SistRiego

Este es el primer sistema de fertirriego en Costa Rica que riega 1000 hectáreas de plantaciones de banano.

Además de la reducción de emisiones, Dole también aborda el tema del cambio climático desde el punto de la adaptación del negocio a los riesgos asociados. Es por eso que los sistemas de riego y el de recirculación de agua en las áreas de empaque, que actualmente permite ahorrar como mínimo el 50% de este líquido, fueron rediseñados con el fin de enfrentar los periodos de sequías más prolongadas y la menor disposición de agua. Es una tecnología que, además, está disponible tanto para la empresa como para los productores independientes.

En  el Valle de la Estrella, donde se ha empezado a ver una escasez de agua, en especial la sequía que se vivió en el 2014, Dole lleva a cabo un proyecto de fertirriego (mezcla de agua y fertilizante) para 1000 hectáreas de banano, el primer proyecto en el país para este cultivo, que anteriormente no lo requería.

Aporte a las metas de biodiversidad de Aichi

Las prácticas de sostenibilidad de Dole cumplen con varias de las Metas de Aichi para la Conservación de la Diversidad Biológica, adoptadas en 2010 por los países miembros del Convenio sobre la Diversidad Biológica de Naciones Unidas (CDB).

Este es el caso de la contribución a la meta 5, que señala que para el 2020 se habrá reducido por lo menos a la mitad  y, donde resulte factible, se habrá disminuido hasta un valor cercano a cero el ritmo de pérdida de todos los hábitats naturales, incluidos los bosques, y se habrá reducido de manera significativa la degradación y la fragmentación. Este es el caso de las áreas de protección que mantiene Dole en sus fincas en Costa Rica.

También se apoya la meta 7, que afirma que para el 2020 las zonas destinadas a agricultura se gestionarán de manera sostenible, garantizándose la conservación de la diversidad biológica.

Otra meta a la que se contribuye es a la 12 en cuanto a evitar para el 2020 la extinción de especies identificadas en peligro y mejorar su estado de conservación, especialmente para las especies en mayor declive.  Sucede así con los grandes mamíferos identificados como parte de los estudios de monitoreo biológico en las fincas de Dole.

También se apoya la meta 4, que señala que para el 2020, a más tardar, los gobiernos, empresas e  interesados directos de todos los niveles habrán adoptado medidas o habrán puesto en marcha planes para lograr la sostenibilidad en la producción y el consumo y habrán mantenido los impactos del uso de los recursos naturales dentro de límites ecológicos seguros. Este es el caso de toda la labor que realiza la compañía en el tema de reducción de la huella de carbono y adaptación al cambio climático.

Finalmente, se apoya también la meta 15 en cuanto a incrementar la resiliencia para el 2020 de los  ecosistemas y la contribución de la diversidad  biológica a las reservas de carbono, mediante la conservación y la restauración, contribuyendo así a la mitigación del cambio climático, a la adaptación al mismo y a la lucha contra la desertificación.

Logros y Desafios

Con sus prácticas de sostenibilidad, Dole ha demostrado que no solo es posible, sino rentable reducir la huella de carbono: aunque no se refleja en los precios de muchos de los productos finales, le ahorra dinero a la empresa en sus procesos operativos. El mayor impacto en este sentido está en la sustitución de la flotilla de contenedores.

Pese a la reducción en  el  consumo de electricidad a casi la mitad del 2007 al 2014 en el Centro de Operaciones Limón,  el precio que se paga es casi igual debido a los altos costos de la electricidad en el país, aunque de no tomarse esta medida el costo se hubiese duplicado. Un gran desafío es la generación propia de energía para el centro a partir de biomasa en Finca La Estrella, pero la generación de energía en un sitio distinto al del consumo no es permitido por la legislación nacional aun cuando sea posible tecnológicamente. Avances en este sentido lo está realizando la compañía en Honduras.

El mayor desafío de reducción de emisiones de carbono lo tiene la compañía a nivel del transporte marítimo, lo cual dependerá del avance tecnológico disponible en el mundo para atender esta gran fuente de emisiones. La compañía ha mostrado un compromiso en la mejora continua y el uso de nuevas tecnologías, por lo que se esperaría que pueda ser también pionera en este sector.

Este mismo espíritu innovador con soluciones prácticas y también tecnología de punta le ha permitido a Dole cultivar de una forma cada vez más sostenible con impactos positivos a nivel social y ambiental, que se capitalizan en productos para mercados exigentes como el orgánico y de comercio justo. También le está permitiendo, con medidas como el ahorro de agua, adaptarse a los riesgos de un negocio tan vulnerable como la agricultura en el marco de los futuros impactos del cambio climático.

El monitoreo de la biodiversidad, que se realiza en las fincas de Dole en Costa Rica, también es una forma de demostrarle a sus clientes y consumidores que su forma de producir permite la coexistencia de una gran diversidad de especies, incluyendo grandes mamíferos.

Conclusiones

Dole ha mostrado que es posible conservar la biodiversidad, reducir la huella de carbono y prepararse ante los impactos del cambio climático no solo manteniendo, sino aumento su negocio.  Al hacerlo, ha logrado ahorros sustanciales en recursos como agua y energía, y sin descuidar los estándares de calidad y frescura de la fruta, ha logrado posicionarse en nichos específicos de mercado como la piña orgánica y el banano Fair Trade, que también beneficia a sus colaboradores.

Mediante monitoreos biológicos, que se realizan de forma periódica, a la empresa le ha sido posible demostrar que esa forma de cultivar en armonía con el ambiente favorece la abundancia de especies en las áreas boscosas de sus mismas fincas.

Y su política de mejora continua e innovación práctica y tecnológica aplicada al tema ambiental, ha logrado poner en prácticas soluciones, algunas de poca inversión, que han tenido grandes impactos en la rentabilidad de sus operaciones. Asimismo, grandes inversiones en el área tecnológica han posibilitado una mayor eficiencia y retorno de esa inversión, como ha sido el caso de la sustitución de contenedores. Su más grande desafío a futuro estriba en la reducción de emisiones en el transporte marítimo de sus productos.

Perfil de la Empresa

Nombre: Dole Fresh Fruit International Ltd.

Año de Fundación: 1851 en Hawái, Estados Unidos.

Actividad y operaciones en Costa Rica: Es una empresa productora y comercializadora de frutas, flores y vegetales frescos líder en el mundo.

Operaciones Internacionales: Su creciente línea de alimentos se ha expandido a más de 90 países y  actualmente está a la cabeza en el desarrollo de programas de educación nutricional de base tecnológica para niños. Está presente en Estados Unidos, Europa, Asia, África y el Medio Oriente.

Operaciones en Costa Rica: Dole está presente en el país desde 1965 y actualmente cuenta con 8 plantaciones de banano y 4 de piña. También posee un centro de operaciones en Limón, Zona Atlántica, desde donde maneja la distribución del producto propio y otros frescos de tipo vegetal de clientes, que se incluyen en las rutas que van desde Sudamérica a las costas oeste y este de Estados Unidos y Europa.

Número de Colaboradores: Alrededor de 7000 en Costa Rica y trabaja con 12 productores independientes.

 

Fuentes de información

  • Amador, Rudy, Director Regional de Manejo de Productos y Agricultura Sostenible de Dole (2016). Comunicación personal.
  • Dole: dole.com y www.doleorganic.com
  • Masís, José Pablo, encargado de Recursos Humanos y Gestión Ambiental de Dole en el Valle de la Estrella. (2016). Comunicación personal
  • Visita a fincas de Dole en el Valle de la Estrella y a Centro de Operaciones Limón.

 

Enter your keyword: